OPTIMIZADO PARA EL NAVEGADOR MOZILLA
(Internet Explorer da errores)

La música que me amansa
1.Cavalleria Rusticana (Mascagni) 2.Humoresque (Dvorak) 3.Agnus Dei (Barber)

Últimas entradas del blog

Aquí se reseñan las cinco últimas entradas al blog. Si en vez de ver las entradas del blog por orden cronológico prefieres verlas agrupadas por temáticas utiliza los enlaces del apartado Categorías

miércoles, 14 de marzo de 2007

La fiscal pide 200 euros a los dueños del perro tirado a un contenedor tras morir asfixiado

Los propietarios del can, muerto en un coche en 2005, se enfrentan a otras multas administrativas de unos 300 euros

La fiscal del Juzgado número uno de Mieres considera que la pareja propietaria del perro que fue arrojado a un contenedor de basura tras fallecer de un golpe de calor en el interior de un coche cometió una falta penal de abandono de animales, por lo que pide una sanción de 75 euros para cada uno. Además, en el caso del varón, cuyas iniciales son F. M. D., solicita otra multa de 50 euros por faltar al respeto a los dos policías locales que instruyeron el atestado. Por su lado, el abogado defensor de los acusados plantea su libre absolución al entender que no fueron responsables de la muerte del can, acaecida en agosto del año pasado en la zona mierense de La Campeta. Tras la vista celebrada ayer, la sentencia podría estar lista a finales de la semana que viene.

Junto a las posibles sanciones por vía penal, los propietarios del perro también tendrán que hacer frente a, al menos, otras dos multas administrativas. Una por haber depositado el cadáver en un contenedor de basura y otra porque en su poder tenían otro can que no contaba con el preceptivo microchip. Según Gustavo Lorenzo, presidente de la Sociedad Protectora de Animales de Mieres, su cuantía conjunta estará por encima de los 300 euros.

Este caso llegó al Juzgado por una denuncia de la Protectora. Lorenzo considera que los dueños del perro, residentes en Peñíscola, aunque el varón es natural de Mieres, fueron los responsables de su muerte por tenerlo tres días semiabandonado en el interior del coche, sin agua ni comida y sin la ventilación adecuada. Su tesis fue corroborada por la declaración de uno de los policías que intervinieron en el asunto.

Sin embargo, los dueños del perro aseguraron ante el juez que estaban en Mieres de visita, alojados en un hostal que no permite animales. Según su versión, el can fallecido y el que no portaba microchip permanecían en el coche durante la noche y las horas de la comida, aunque con una ventilación adecuada, pienso y agua. El resto del día estarían en su compañía y al aire libre.
F. M. D. añadió ante la juez que trató de recuperar al perro cuando lo descubrió inconsciente en el coche, que él mismo solicitó la presencia de un veterinario y que lo depositó en el contenedor de basura de forma provisional, para que no estorbase en la calzada.

La Nueva España, 14/03/2007

No hay comentarios: